Preguntas frecuentes

¿Para qué está indicado el Shiatsu?

El Shiatsu es una técnica preventiva, como la gran parte de las terapias naturales. El concepto oriental de prevención está poco a poco introduciéndose en nuestra cultura. Es más fácil, cómodo, económico y satisfactorio, prevenir que curar.

No es necesario estar enfermo para experimentar los beneficios del Shiatsu. Si se da el caso que llegamos a un estado de falta de energía, malestar, baja calidad de vida e incluso dolor, el Shiatsu está especialmente indicado para aumentar el nivel energético, reducir el estrés, la ansiedad y las tensiones, permitiendo que nuestra vitalidad general aumente y mejoren tanto la postura corporal como el funcionamiento general del organismo, produciéndose una gran sensación de bienestar. Con el tratamiento de Shiatsu se puede mejorar casi cualquier dolencia de tipo estrés y ansiedad, fatiga crónica, dolor de espalda, contracturas musculares, dolor de cabeza, dolor cervical, trastornos digestivos, insomnio y un largo etcétera.

¿Cómo es la primera sesión de Shiatsu?

En la primera sesión lo primero que haremos será conocer tu estado general para identificar el punto de partida y poder empezar a orientar la terapia.
Se realizan preguntas básicas sobre el motivo de la consulta (la calidad del sueño, el tipo de alimentación, tipo de trabajo, estado emocional en general) porque consideramos que todos estos factores pueden influir en la situación presente. Con esta información, la terapeuta podrá definir el tratamiento adecuado según tus necesidades.
La sesión de shiatsu se realiza en una sala acondicionada con una camilla dónde se permanece tumbado y a la vez que se recibe la sesión se fomenta en descanso general.
Al final de la primera sesión, la terapeuta te da su evaluación y te informa del tratamiento conveniente a seguir incluyendo ejercicios que puedan favorecer la recuperación.

¿Cuáles son las sensaciones más comunes después de una sesión de Shiatsu?

-Sensación de calma y descanso, que puede durar todo el día y dar como resultado final un sueño profundo y reparador.
-Relajación, debido a que el sistema nervioso libera las tensiones y permite que mente y cuerpo se relajen y descansen.
-Aumento de vitalidad que permite llevar a cabo el trabajo del día con agilidad.
-Alivio del dolor, los síntomas tienden a desaparecer. El Shiatsu aumenta el poder autocurativo del cuerpo aliviando el dolor sin producir efectos secundarios.
-Agujetas o incomodidad: La palabra japonesa “Menken” indica un estado de reacción del organismo que se considera positivo. En algunas personas el Shiatsu produce sensaciones desagradables como agujetas o dolores durante unas horas. El cuerpo empieza a eliminar toxinas produciendo estas sensaciones.

¿Cuántas sesiones de Shiatsu necesito?

Al ser el Shiatsu una terapia física y energética, la recuperación del estrés o una dolencia corporal depende del nivel energético o vitalidad de la persona.

La vitalidad se ve estimulada y fortalecida por el cuidado de nuestra alimentación, de nuestros hábitos corporales y de nuestra actitud psíquico emocional. Cualquier alteración (estrés) de uno de estos campos puede terminar interfiriendo en nuestra salud. Cuando el nivel vital es alto, la recuperación suele ser bastante rápida. Mientras que si el nivel vital es bajo, la recuperación será más lenta.

¿Cuántas sesiones de Shiatsu son las recomendadas?

Normalmente hay que observar, durante los siguientes días, cómo reacciona el cuerpo y la mente a la primera sesión para poder evaluar las necesidades posteriores, pues cada persona y cada organismo reacciona en función de su estado personal. Pero, a nivel general, las recomendaciones serían las siguientes:

*Periodo intensivo: 1 visita a la semana durante 4-5 semanas.

*Periodo de estabilización: 1 visita cada dos semanas durante 2-3 meses.

*Periodo de mantenimiento: Una vez lograda una recuperación óptima, se recomienda una visita al mes, o cada mes y medio, como forma de mantenimiento de la salud y calidad de vida.

Volver a Terapia Shiatsu

Cita previa